Así “como es arriba es abajo”, una las máximas herméticas más antiguas -recogidas por el Kybalión- llega siglos después con la confirmación científica de que somos “polvo de estrellas”.

Existe un nexo inquebrantable entre nosotros y el universo… entre cada uno de los seres visibles e invisibles que habitan en él.

Los astronautas pueden vivir esta experiencia de unidad en carne propia:

“De repente, desde detrás del borde de la Luna, en momentos largos y lentos de inmensa majestad, emerge una brillante joya azul y blanca, una esfera delicada azul celeste adornada con velos blancos lentamente ondulantes, levantándose como una pequeña perla en un espeso mar de misterio negro. Cuesta más de un momento tomar conciencia de que esto es la Tierra… nuestro hogar - relató Edgar Mitchell, piloto del módulo lunar de la misión Apollo 14 - desarrollas una conciencia global de manera instantánea, una orientación por las personas, una insatisfacción intensa por el estado del mundo y una compulsión por hacer algo" .

 Verla desde el espacio “Te hace darte cuenta de que cada parte de la Tierra reacciona con todas las otras partes, y te hace querer ser un poco más proactiva para mantenerla así. Si pudiera conseguir que cada terrícola diera una vuelta a la Tierra, pienso que las cosas irían de una manera un poco distinta” expresó Karen Nyberg, de la NASA.

Al escucharlos algo en nosotros resuena con fuerza ¿Verdad?

Nuestro mundo es un punto diminuto en medio de un Universo enorme. Y dentro de ese punto diminuto, todos nosotros.

¿Será por eso que nos emociona contemplar la inmensidad del cielo en una noche clara? Hay algo en las estrellas que nos inspira y nos desafía. Hay algo de las estrellas en nosotros.

 

Somos un punto de luz dentro de una luz mayor.

Nuestro ego es el que separa.
Nuestra mente es la que separa.

 A través de la meditación podemos vivir la experiencia de unidad. 

 

El efecto mariposa

"El aleteo de una mariposa en Brasil puede producir un tornado en Texas" Así describió Edward Lorenz en 1972 este efecto que ya había mencionado HPB en 1888, cuando se refería: "hasta la caida de una hoja puede repercutir en el universo". Lorenz lo observó en relación al clima, HPB en relación al karma mundial.

Estamos interconectados.

Cada una de nuestras acciones e inacciones impacta en el planeta.

Nadie ni nada es en vano.

Tenemos ese poder y también esa responsabilidad. La manera en la que interactuemos con otras personas forma (directa o indirectamente) sus sentimientos y refuerza o minimiza su confianza, y viceversa.

Cada día tenemos la oportunidad de influir de manera positiva en la vida de otros seres, cuidar nuestro planeta, hacer una diferencia en el mundo. No son los actos grandiosos los que contruyen el futuro de la humanidad. Son los pequeños actos cotidianos, son las pequeñas acciones de luz las que van tejiendo la trama invisble... hasta que un acontecimiento la vuelve visible, y entonces todo cobra sentido.

 

 

La yapa

A veces, para comprender y anticiparse es necesario ver las cosas desde otro punto de vista. Esta pequeña gran enseñanza queda reflejada en este video, un profundo sentido de agradecimiento y admiración, también. ¡Que lo disfrutes!