Y finalmente llegó el día que estábamos esperando.

Hemos trabajado duro, para hacer de este evento algo especial; si lo lograremos sólo Dios sabe, lo cierto es que le hemos puesto todo nuestro amor, entusiasmo y responsabilidad.

Sentimos que hoy puede ser un gran día para el reencuentro, para generar amistades nuevas, para conocer a viejos amigos virtuales. Una tarde para aprender cómo puedo mejorar mi calidad de vida, relajarme; tomar conciencia de lo mucho que puedo hacer por mi planeta con pequeñas acciones cotidianas; informarme sobre las nuevas tendencias en negocios inclusivos... volver a las cosas que nos hacen bien.

Los esperamos con el corazón y los brazos abiertos, sabemos que hay much@s que anhelan las mismas cosas, que tratan de hacer de la vida algo más que una carrera de supervivencia. Sabemos que hay much@s que accionan para hacer de este mundo, un espacio con sentido y humanidad...

Mil y un GRACIAS a los que nos acompañaron con su aliento, a los que nos dieron unas y varias manos, a los que desde su espacio incentivaron a otros al cambio positivo. A los que creen en nosotros porque somos parte de ustedes. A los que sueñan, a los que hacen, a los que piensan, a los que acompañan con su sonrisa y con su abrazo, a los que pueden ver más allá de sus narices, a los que se toman la vida en serio... pero nunca dejan de reír. A los que están , a los que estuvieron, a los que estarán... a todos y a cada uno de ellos: GRACIAS TOTALES!

"Yo que tengo la voz desparramada,
yo que tengo el afecto dividido,
yo que sobre las cosas he vivido
siempre con la memoria derramada;

yo que fui por la tierra desolada,
yo que fui bajo el cielo prometido
con el entendimiento repartido
y con la voluntad multiplicada;

quiero poner ahora la energía
de la memoria, del entendimiento
y de la voluntad en armonía

con la Memoria que no olvida nunca
con el Entendimiento siempre atento
y con la Voluntad que no se trunca."

(Soneto de la unidad del alma, Francisco Luis Bernárdez)