Desde temprano a la mañana estuvimos acomodando todos los detalles en Plenitud para que fuera una tarde mágica... en eso se larga la lluvia (torrencial)... todo un desafío mantener el entusiasmo. Igual seguimos adelante con los preparativos y la buena onda, agradecemos a Mariela, Ruben, Claudia, Liliana, Dana, Abril, Marcela, Gabriel, Silvina, Antonella,  MT y Cintia por ponerle la fuerza y la delicadeza (no se vayan a creer que armar el salón de la expo fue poner las florcitas, no, no, no... fue también mover ¡y mover! escritorios y demás artilugios, ir de acá para allá, medir manteles, pegar carteles, y un largo etc.), pero gracias a la colaboración de todos fue un momento de alegría y bromas. Sin saberlo, fueron augurios de una buena jornada. Pasado el mediodía ya estaba todo listo. Cada uno a su casita a rechauchutarse un poco.

A partir de las 4 de la tarde empezaron a llegar: primero los chicos y chicas de los stands; luego,  gente y gente y gente... iban y venían, algunos se quedaron hasta el final, otros hicieron un vuelo rasante. Están los que eligieron participar sólo de las charlas y los que aprovecharon cada minuto, están los que vinieron a degustar, a conocer, a relacionarse, a chusmear, a acompañar, a promocionar, a enseñar, a compartir... uno a uno sumaron 219 personas!!!!!!! (los números del evento amerita un post aparte, seguí en linea) y muchisim@s amig@s que seguían las alternativas vía Twitter y Qik desde todos los rincones del planeta. Gracias totales!!!!!!!

Desde los expositores hasta los visitantes, unos divinos totales!!!! La verdad es que fue una tarde inolvidable en donde el calor de la amistad abrigo el corazón. Las charlas, un lujo todas y un lleno total.

Vivir con Plenitud (VCP) fue todo lo que soñábamos, un encuentro de seres humanos maravillosos, un espacio de conciencia y de cambio positivo, el asombro frente a la calidad y originalidad de los productos, el salto de la pantalla a la vida real, la certeza de que un mundo mejor está a la vuelta de la esquina... sólo hay que comprometerse con él.


Desde aquella mañana a fines de octubre, mientras tomábamos un café con leche con Anto, hasta este sábado en el que nuestro proyecto se hizo realidad... hemos aprendido, nos hemos divertido, hemos descubierto la gran capacidad de agradecimiento y solidaridad de los seres humanos ...  Dijo Schiller alguna vez "la verdad es para el sabio, lo que la belleza es para el corazón sensible", este encuentro de voluntades reunió verdad y belleza. Estamos felices y agradecidos.

 

Antonella Di Pietro | Eventos

Cintia Vanesa Días | Plenitud

Fernando Legrand | CapacitaRSE

Compartimos lo que se vivió en fotos

 

Todas las fotos del evento en Flickr